En la gran mayoría de las ciudades, girar una llave y obtener agua es una acción habitual y rutinaria. Sin embargo, para que ello suceda se requiere de la disponibilidad de una amplia variedad de recursos: naturales, humanos, energéticos, económicos, etc.

En primer lugar, se necesita la identificación y evaluación de potenciales fuentes de abasto de agua. La naturaleza provee del vital líquido a partir de un complejo proceso físico, químico y ecológico en donde interviene el sol, la presión, la temperatura, los vientos, la forma del territorio, la vegetación e, incluso, la fauna. Empero, es preciso decir que no toda el agua que existe se encuentra disponible para consumo humano.

En un primer momento, para que el agua pueda ser dotada para su uso y consumo debe cumplir con los principios de cantidad y calidad definidos a partir de normas y leyes que cada país establece en función del uso final del agua, sea este agrícola, pecuario, industrial, doméstico, etc.

Para consumo humano, el agua que escurre y se almacena (ríos, lagos, lagunas) y aquella que se infiltra y se contiene en grandes reservorios (acuíferos y manantiales) son las principales fuentes de abasto. Desafortunadamente, aún el agua más prístina requiere de un tratamiento previo antes de ser distribuida a la población.

En la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, el agua que se distribuye para uso doméstico es obtenida a través del bombeo de nueve manantiales y dos pozos profundos conectados directamente al gran acuífero del Valle de “Jovel”. Tan solo de este último, La Comisión Nacional de Agua (CONAGUA, 2020)[i] estima que el volumen de disponibilidad media anual del acuífero es de 33,908 millones de metros cúbicos. De acuerdo con datos técnicos del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Municipal de San Cristóbal de Las Casas (SAPAM, 2020) en la actualidad se suministra un total de 10,690 millones de m3 al año, siendo los manantiales la principal fuente de abasto.

Identificado el origen y volumen (calidad y cantidad) de agua disponible para la población de San Cristóbal de Las Casas, la posibilidad de llevarla hasta el hogar depende de múltiples factores y procesos relacionados con la capacidad técnica, económica, de infraestructura y recursos humanos del Organismo Operador del Agua local.

Aquí, es sumamente importante entender el marco legal, vigente en la constitución política de México (artículo 115, Fracción III), que delega en los municipios la atribución de administrar los servicios públicos de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales (última reforma, DOF, 29 de enero de 2016; IMTA, 2017)[ii]. Para cumplir con este mandato, los municipios podrán otorgar una concesión a una organización pública, privada o mixta denominada “organismos operadores de agua potable, alcantarillado y saneamiento” (OOAPAS), mediante un decreto de creación expedido por la autoridad municipal y publicado en la gaceta oficial del estado o municipio, para su ejecución. Si bien la Ley de Agua, tanto federal como estatal, ha sufrido cambios importantes desde su creación, el decreto de los Organismos Operadores poco ha variado o se ha adecuado a las nuevas disposiciones vigentes. La causa de ello es el desinterés o desinformación de los municipios por la “armonización legal” de nuevas clausulas, reglamentos y/o decretos. Algo muy común y frecuente en todos los ámbitos de la operación municipal.

En este contexto, el 24 de mayo de 1991 nace el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Municipal de San Cristóbal de Las Casas como un Organismo Operador de Agua Descentralizado con patrimonio y recursos propios. La desincorporación de esta oficina, del conjunto de servicios públicos municipales, tuvo como principal objetivo dotar de autonomía administrativa y operativa al Organismo de Agua. Ello con el propósito de garantizar el servicio de agua potable y alcantarillado en un escenario de constante cambio de la administración pública municipal (3 años).

En la práctica, sin embargo, el acelerado crecimiento de la ciudad, la mala o nula planeación urbana, la renuencia ciudadana al pago justo por el servicio, la reducción de inversión del estado y la inexistente inversión privada en infraestructura de agua potable y alcantarillado, han provocado en SAPAM un lento crecimiento que explica el reto de llevar agua a los hogares de una población en franca expansión.

A pesar de las limitaciones, hoy día SAPAM administra y da mantenimiento a una amplia red de distribución de agua compuesta por 42,967 tomas domiciliarias y una extensa línea de tuberías de interconexión.

Para el logro de su misión, este Organismo Operador de Agua cuenta con una base trabajadora de 184 empleados distribuidos en una Dirección General y tres Subdirecciones operativas. El área directiva está conformada por un Director General y tres departamentos: Comunicación Social, Jurídico y ECA (Ecología y Espacio de Cultura del Agua). Por su parte, la Subdirección Administrativa está integrada por una oficina general y tres departamentos: Contabilidad, Recursos Humanos y Recursos Materiales. De igual forma, un subdirector y los jefes de departamento de Planeación y Calidad de Agua conforman la Subdirección Técnica y, finalmente, la Subdirección Comercial está compuesta por un subdirector y personal adscrito a los departamentos de Atención a Usuarios; Notificaciones y limitación de servicios; así como un responsable del Padrón de Usuarios.

De acuerdo con la función de cada área, en ellas laboran técnicos y profesionales en distintos campos de la construcción y la academia: carpintería, herrería, fontanería, mecánica, sistemas computacionales, contabilidad, administración, arquitectura, diseño gráfico, comunicación, biología, química, ingeniería, leyes, entre otros. Es gracias a este gran equipo de trabajo que SAPAM puede ofrecer un servicio continuo de agua y drenaje a la población de San Cristóbal de Las Casas.

Sin embargo, y para operar eficientemente la maquinaría física y humana de SAPAM se requiere de la inversión permanente de capital para gasto corriente (electricidad, papelería, comunicaciones, salarios, cemento, arena, grava, gasolina para reparación de fugas, bacheo, etc.), así como recursos financieros para la ampliación y mejoramiento de la infraestructura de contención y distribución. Al ser un organismo descentralizado del gobierno municipal, este organismo operador subsiste de las cuotas de pago por el servicio de agua que son aportadas por 42,967 usuarios actualmente registrados.

Como en muchas otras ciudades del estado y el país, el retraso o ausencia del pago por el servicio genera lentitud en la operación y, en los casos más graves, la suspensión total o parcial de las actividades de distribución de agua, mantenimiento de infraestructura y atención ciudadana.

En México, el desconocimiento o desinformación sobre el papel de los Organismos Operadores de Agua contribuye a generar escenarios de inconformidad y desconfianza entre los usuarios. Poco se sabe que para llevar el vital líquido hasta la llave de los hogares se requiere de grandes cantidades de energía, que es aportada por la red eléctrica local las 24 horas del día, los 365 días del año. De acuerdo con Water & Energy Efficiency (Watergy, 2020)[iii] en el país esta demanda energética tiene un costo promedio de 34% de los ingresos totales que recibe un Sistema Operador a través de las cuotas por pago del servicio. Esto quiere decir que se cuenta solo con poco más de la mitad de los ingresos para: pago de salarios; insumos de oficina; compra de combustible y mantenimiento de vehículos; adquisición de refacciones para equipos hidráulicos (bombas, motores, etc.); servicios de comunicación (teléfono e internet); así como materiales diversos para la ampliación, mejoramiento y/o mantenimiento de la red de distribución de agua potable y alcantarillado.

En síntesis, para poder llevar el agua desde el manantial hasta los hogares sancristobalenses, SAPAM realiza una inversión importante de tiempo, energía, recursos humanos, materiales y financieros. Debido a que este Sistema Operador no participa del presupuesto municipal o estatal, el pago completo y oportuno por el servicio de agua potable y alcantarillado, es el único medio a través del cual se puede garantizar la operatividad de la red de distribución. Desafortunadamente, la eficiencia y eficacia del servicio depende de múltiples factores, muchos de ellos ajenos al SAPAM y sí más vinculados a la conciencia y participación ciudadana.

Por ejemplo, el complejo problema social de descontento por las tarifas calculadas de acuerdo a la Ley de Aguas del Estado de Chiapas provoca un ir y venir entre ciudadanía, gobierno municipal y directivos de SAPAM de acuerdos sobre las tarifas, mismas que no son injustas o excesivas. Mientras tanto, la propuesta de legislación avanza y los riesgos de este y muchos sistemas de agua del país podrían quedar a la deriva elevando las posibilidades de privatización por la presión de CONAGUA para que la ley proteja y beneficie a empresas privadas nacionales o transnacionales.

Por eso, se requiere de una ciudadanía creativa, innovadora y sensible; dispuesta a encontrar e implementar soluciones a los complejos problemas del agua y de SAPAM en nuestra ciudad. Te invitamos a hacer un análisis profundo, pues las disputas por el agua serán dramáticas con consecuencias mortales y de inestaibilidad social que ya se empiezan a notar en nuestro San Cristóbal de Las Casas.

Por lo anterior, ayúdanos reportando tomas clandestinas; no dejes basura y escombros en la calle; denuncia fugas y el mal uso del agua; realiza tu pago completo y oportuno; participa en las campañas voluntarias que convoca SAPAM para el mantenimiento de ríos y manantiales; reduce tu consumo y ahorra agua, especialmente durante la temporada de estiaje; reúsa las aguas grises para limpiar patios y jardines.

Referencias Bibliográficas

[i] https://redtdt.org.mx/wp-content/uploads/2020/05/Comunicado-de-Prensa-No.-347-20-1.pdf

[ii] https://www.imta.gob.mx/biblioteca/libros_html/regulacion-servicios/files/assets/common/downloads/publication.pdf

[iii] Water & Energy Efficiency (Watergy). 2020. Webinar La Eficiencia Energética en organismos operadores Una Política impostergable. Agosto 2020. Impartida por Ing. Arturo Pedraza Martínez Director General EESAYS /Watergy México Email: apedraza@ase.Org Teléfono: (222) 7-56-7084.

Share with your friends:

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

Contactanos

Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Municipal

  • Av. La Almolonga #60, BArrio de Santa Lucia
  • (967) 67 8 23 79
  • (967) 67 8 38 59
  • atencion.usuarios@sapam.gob.mx
  • www.sapam.gob.mx

Nuestra Ubicacion

Atención a Usuarios.

Reporte ciudadano
Tu mensaje a sido enviado, a la brevedad sera atendido.



6 + 5 =